En los últimos años el vídeo se ha convertido en el rey indiscutible del e-learning: una gran parte de los cursos actuales son íntegramente impartidos en vídeo, mientras que son pocos los cursos que no incluyen recursos de vídeo sesiones o vídeos seleccionados de Youtube o Vimeo. ¿A qué se debe este éxito? ¿Cuáles son sus ventajas formativas? ¡Vamos a ello!

 

 

El vídeo, el rey.

Actualmente vivimos en una época plenamente audiovisual: es imposible negar la realidad de que el vídeo ha modificado gran parte de nuestro comportamiento cotidiano. Hoy en día, hemos reemplazado las llamadas telefónicas por las videollamadas a través de Skype, Whatsapp o FaceTime; y estamos siendo constantemente bombardeados por contenidos audiovisuales en todas las plataformas (Netflix estrena una serie nueva cada semana y las charlas TED son el pan de cada día en las redes sociales).

Hoy por hoy, ser YouTuber es considerado una profesión como cualquier otra, ya que son muchas personas las que han hecho el vídeo su forma de vida e ingresos. El vídeo está modificando la manera en la que trabajamos, la manera en la que nos ganamos la vida e incluso la manera en la que interactuamos con los demás, por lo que no es una sorpresa que también esté modificando la manera en la que aprendemos.

A pesar de contar con algunas desventajas (por ejemplo, puede ser mucho más caro de producir que otros recursos, y más difícil de mantener actualizado), el vídeo tiene múltiples ventajas frente a otros formatos de contenido:

  • El contenido audiovisual es muy dinámico, por lo que capta con facilidad la atención y ayuda a retener mejor la información.
  • Es fácilmente viral. Un contenido que enganche y esté colocado en la plataforma correcta puede llegar a millones de personas en un plazo muy corto de tiempo, siendo capaz de provocar sentimientos que otros medios no son capaces de evocar.
  • En el caso del e-learning, permite presentar los contenidos de manera muy atractiva y eficiente, ya que logra explicar los conceptos en menos tiempo que a través del texto.

Las posibilidades del vídeo en e-learning son infinitas. Usado de manera creativa, ofrece un gran abanico de oportunidades. Sin embargo, es muy fácil cometer fallos, por lo que hay que tener ciertos aspectos en cuenta para saber crear un gran curso formativo basado en vídeo.

 

¿Cómo debe ser un vídeo de e-learning?

Toma en cuenta las siguientes recomendaciones para usar el vídeo en e-learning:

  • Utiliza vídeos sólo cuando aporten valor. El vídeo debe tener un objetivo claro de aprendizaje: no incluyas el recurso simplemente por incluirlo. Si otros recursos (como una actividad interactiva o un carrusel de imágenes más texto) van a ser más útiles para el alumno, decántate por ellos.
  • Organiza el contenido de tus vídeos. Piensa en qué contenidos vas a incluirlos teniendo en cuenta el perfil de tus alumnos, y luego elabora un pequeño guión a seguir para su preparación.
  • Muestra la realidad. Si vas a hacer un vídeo para hablar de cómo limpiar joyas, es mucho más efectivo y útil para el alumno que muestres el proceso de limpieza a que salgas tú explicando cómo hacerlo.
  • Favorece los vídeos cortos en formato píldora. Mantener la atención de un alumno es duro, por lo que tendrás más posibilidades de hacerlo con varios vídeos en formato píldora que con un único vídeo largo.
  • Optimiza el peso de los vídeos. Si no sabes cómo, existen varias páginas web donde puedes reducir al máximo el peso de los vídeos sin sacrificar la calidad. Subir un vídeo optimizado a tus LMS hará que su visionado sea rápido para quienes lo hacen a través del PC, y que no consuma datos para quienes lo hagan a través del móvil. Un vídeo optimizado cargará rápidamente, lo cual es muy importante para el consumidor actual, muy exigente con las esperas.
  • No optimices el vídeo hasta el punto de obtener un video de muy baja calidad. El vídeo debe poder verse correcta y nítidamente en pantalla, sin ruidos de fondo, mal audio o cortes. Un vídeo de mala calidad es un gran motivo de abandono, así que procura que tenga la calidad que tus alumnos merecen.
  • En la medida de lo posible, haz de tu vídeo una experiencia interactiva. Compleméntalo con una actividad (por ejemplo, de tipo ABC). Puedes colocar el vídeo en la parte izquierda de la pantalla y la actividad en la derecha, de manera que las preguntas que lances te sirvan a modo de reflexión o de refuerzo del contenido del vídeo.

 

Más fácil con isEazy

isEazy ofrece estupendas posibilidades para insertar vídeo en tus formaciones de e-learning:

  • Por un lado, puedes subir directamente vídeos que tengas alojados en tu ordenador:

  • Por otro lado, puedes incluir vídeos que tengas localizados en plataformas como YouTube o Vimeo:

¿Sueles utilizar vídeos en tus formaciones de e-learning? Si no lo has hecho hasta ahora, esperamos que estos consejos te sean útiles para que empieces a hacerlo.

¡Feliz e-learning!