Las grandes empresas o multinacionales suelen tener equipos distribuidos a lo largo de extensas áreas de territorio. Empresas de retail, cadenas de alimentación, consultoras, energéticas… ¿te imaginas lo que debe ser organizar cursos de formación presencial para miles de empleados, distribuidos en decenas de países y ciudades? ¿Lo sufres en tu piel? ¡Tarea imposible!

Y no son sólo este tipo de empresas las que tienen este problema: cada día es más común que algunos negocios (sobre todo startups) en vez de tener su sede física en una ciudad, contraten talento a nivel global para trabajar de manera remota. Con las nuevas tecnologías se puede trabajar de manera estupenda, pero en temas de formación la cosa se puede poner difícil. ¡Es ahí donde el e-learning entra en juego!

 

 

Permite alinear al equipo

Cuando una empresa cuenta con un equipo que trabaja en múltiples ciudades distintas, alinear la comunicación eficientemente para todos los miembros puede parecer un reto, pero el e-learning lo hace posible. Los cursos online permiten realizar la misma formación a todos tus equipos además de centralizar el seguimiento: la empresa puede, por ejemplo, formar al equipo en temas como cultura corporativa, competencias básicas para cada puesto (negociación, gestión de equipos de trabajo…) o incluso sobre los propios productos de la compañía.

Imagina una empresa de retail a nivel internacional con empleados en más de 50 ciudades, todos siguiendo un mismo curso sobre cómo mejorar la atención al cliente en el punto de venta. Que todas las personas, independientemente de su origen o su idioma nativo, puedan seguir el mismo curso y las mismas pautas logra una cohesión en el aprendizaje muy importante para la correcta alineación del grupo. Esto, sin duda, se traduce en un equipo más productivo y con los conocimientos y objetivos más claros.

Alumnos más dedicados

Cuando la formación presencial (y los posibles desplazamientos para acceder a ella) toman tiempo ya sea del trabajo o de la vida personal de los alumnos, estos pueden sentirse agobiados al respecto, ya que tendrán que recuperar esas horas perdidas de trabajo o estarán perdiendo parte de su valioso tiempo personal.

Los webinars en vivo, por ejemplo, pueden ser una solución para no perder tiempo en desplazamientos… pero pueden ser un problema para equipos que están distribuidos en diferentes franjas horarias.

Con el e-learning la figura cambia completamente, ya que es perfectamente compatible con los horarios de trabajo y la vida personal, independientemente del lugar donde estén. Con isEazy, por ejemplo, los cursos de e-learning están diseñados para poder disfrutarse en multidispositivo, por lo que un alumno puede avanzar en el curso desde el móvil durante el trayecto de casa al trabajo, y luego seguir en el ordenador en cualquier rato disponible en la oficina. Los alumnos pueden disfrutar los cursos dónde y cuándo quieran, siempre que tengan acceso a una conexión de internet, y pueden hacerlo al ritmo que deseen, completando su formación cómo y cuándo mejor les convenga.

Esto ayuda a que los alumnos se impliquen más con el aprendizaje: dejarán de verlo como una molestia o algo que les hace perder el tiempo, y pasarán a verlo como una actividad que se adapta perfectamente a sus ritmos y que les aporta para el desempeño de sus tareas diarias.

 

 

Una importante reducción de tiempo y costes

Hacer formaciones presenciales requiere una gran inversión, más aún cuando implica traslados desde lugares lejanos. Los gastos de hotel y viajes entre diferentes ciudades pueden hacer que la formación presencial resulte muy costosa y es comprensible la reticencia de algunas empresas a organizarla. Sin embargo, el e-learning puede ayudar a evitar muchos de esos costes… y si usas una herramienta de autor como isEazy, ¡las cosas son mucho más sencillas aún!

Las herramientas de autor como isEazy te permiten tener todo el control del aprendizaje. A diferencia de otras herramientas más complejas, con las que necesitas contratar a un diseñador instruccional para que te desarrolle el curso, isEazy permite a los responsables de formación tener el control de los contenidos de los cursos. Al ser tan sencillo de utilizar, no necesitas mayores conocimientos técnicos para crear cursos llamativos y pedagógicos: ¡sólo mucha creatividad y ganas de transmitir conocimientos! isEazy, además, exporta los cursos en formato SCORM, por lo que son compatibles con cualquier LMS.

Otra gran ventaja del e-learning, además, es que la formación puede actualizarse de manera muy sencilla. Sólo es necesario hacer los cambios requeridos, exportar y subir una nueva versión al LMS. No hacen falta mayores conocimientos técnicos para esto, y esto permite a los formadores tener el control de la información que está llegando a todos sus equipos, independientemente de la ubicación geográfica en la que se encuentren.

¿Ya tienes claras las ventajas que el e-learning puede traer a tu empresa, si tus equipos se encuentran distribuidos? Si tienes preguntas, sugerencias o aportes, ¡déjanos un mensaje en los comentarios!

¡Feliz e-learning!