El blended learning, o formación semi presencial, es la formación que combina formación presencial con formación e-learning y aprovecha lo mejor de los dos mundos. El blended learning es una tendencia que está ganando cada vez más adeptos tanto en la educación formal como en la educación empresarial, ya que es muy atractiva para los nativos digitales y permite impartir formación más allá de las aulas. ¿Quieres saber cómo puedes sacarle el máximo provecho? ¡Vamos a ello!

 

 

¿Cuáles son las ventajas de utilizar el blended learning?

El blended learning ofrece muchas ventajas:

  • A diferencia de la formación presencial tradicional, el blended learning aprovecha todos los recursos tecnológicos disponibles: materiales virtuales o cursos online y otros recursos multimedia; herramientas de comunicación digital como email, chats o foros; la posibilidad de dar clase a través de video conferencia, widerooms o webinars; y entornos virtuales de aprendizaje como LMS.
  • El alumno puede acceder a estos recursos de manera flexible. Puede repasar las clases cuando mejor le convenga y todas las veces que sea necesario.
  • El formador, por su lado, puede reutilizar los materiales en diferentes formaciones. Por ejemplo, puede adaptar diferentes secciones de varias formaciones para crear una nueva, o reutilizar materiales antiguos adaptándolos a un público nuevo.
  • A diferencia de la formación 100% e-learning, el blended learning permite aprovechar los momentos presenciales para resolver dudas y trabajar en equipo. Con el blended learning se puede aprovechar el uso del flipped classroom, o clase invertida, donde el alumno recibe la teoría a través del e-learning y se reúne en clase para hacer ejercicios y poner en práctica lo aprendido con la guía del formador.
  • Con este modelo, el blended learning permite un aprendizaje personalizado. El formador puede ofrecer ayuda a alumnos que estén teniendo problemas con determinados temas. Así, el formador cambia su rol frente a los alumnos: más que un expositor de contenidos, el formador se convierte en un tutor o facilitador que guía y motiva a los alumnos.
  • Además, la formación a distancia permite contar con formadores especializados que no puedan asistir presencialmente. Por ejemplo, un especialista en determinado tema puede dar una clase maestra en vídeo que los alumnos pueden disfrutar en la comodidad de sus casas y a la hora que ellos prefieran.
  • Los alumnos, por su parte, pueden discutir entre ellos a través de los foros o chats disponibles en muchas plataformas LMS donde colgarás tu curso producido con isEazy. De este modo, se consigue bidireccionalidad y el formador aprovechar estos canales para completar o aclarar las explicaciones que ha plasmado en en su curso online.

 

¿Qué implica el blended learning?

El blended learning implica unos importantes cambios en el paradigma de formación. Aquí te explicamos los principales:

  • En el blended learning, el protagonista es el alumno. Él es el que decide a qué hora y cómo consume los materiales del curso de manera remota, y durante las formaciones presenciales, son sus dudas y preguntas las que marcan el ritmo. Su participación, o falta de, puede ser la que determine el éxito o el fracaso de un curso.
  • El formador, por su lado, deja de ser la única fuente de conocimiento y adopta el rol de guía de los alumnos, para que ellos mismos construyan su aprendizaje. En el blended learning, el formador debe facilitar los contenidos, estimular el aprendizaje, dinamizar el aula virtual fomentando la participación y ofrecer ayuda personalizada a los alumnos tomando en cuenta sus necesidades o dificultades.

 

 

Conocimiento en nuevas tecnologías

Para que una formación en blended learning sea exitosa, es importante que los alumnos sepan cómo utilizar los programas requeridos dentro del aula virtual, pero lo más importante es que el formador domine por completo todas las nuevas tecnologías a su disposición (¡y ponga a usar su imaginación!) para sacarle el máximo provecho a sus posibilidades. Aquí te ofrecemos algunos consejos como formador:

  • A la hora de distribuir tu curso, no olvides que puedes integrarlo en tu LMS. Si en tu compañía no dispones de uno, ¡no te preocupes!, puedes seguir disfrutando de toda la potencia de tu curso si lo distribuyes como enlace, que es la manera más sencilla de compartir un curso con tus alumnos. El conocimiento ¡siempre accesible!
  • Favorece los módulos o vídeos cortos a los largos. De esa manera los alumnos podrán disfrutarlos sin necesidad de sentir que tienen que invertir demasiado tiempo.
  • Contenidos para multidispositivos, siempre. Es importante que todos tus materiales puedan ser accedidos desde cualquier dispositivo: ordenador, tablet o móvil.
  • Utiliza formatos que sean fácilmente navegables. Cursos con exceso de interacción o con una navegación complicada puede resultar frustrante para algunos alumnos. Además, un curso con claridad visual puede servirte tanto para formaciones e-learning como para formaciones presenciales.

 

Más fácil con isEazy

Como siempre, isEazy te da todas las herramientas para que puedas crear los mejores cursos, ¡y no hay diferencia para tus cursos de blended learning!

Con isEazy puedes:

  • Crear cursos con claridad visual y la interacción justa para los objetivos de tus cursos.
  • Exportarlos a formato SCORM listos para subir a tu LMS sin necesidad de conocimientos técnicos.
  • Incluir elementos de gamificación, como juegos de palabras o un trivial, para animar a tus alumnos tanto dentro como fuera del aula.
  • Duplicar cursos o copiar diapositivas o secciones enteras de un curso a otro, para que puedas aprovechar el material que ya tengas creado para nuevos cursos.
  • Crear cursos que pueden ser disfrutados en multidispositivo: ordenador, tablet o móvil. Así, tus alumnos podrán acceder como y cuando quieran.

 

¿Has probado alguna vez el blended learning? ¿Te animas a probarlo? ¡Esperamos que tengas estupendas experiencias con él!

¡Feliz e-learning!