Los Cursos de Producto son un recurrente en los planes de formación de cualquier organización, ya que ayudan a que todos los colaboradores conozcan perfectamente la naturaleza del producto, sus objetivos, su importancia dentro de la compañía y la estrategia del mismo. Si quieres saber cómo elaborar un Curso de Producto perfecto, ¡sigue estos 5 pasos!

1. Pregúntate: ¿En qué consiste tu producto?

Lo primero que debes hacer en un Curso de Producto es explicar las principales características del mismo. Es importante que las tengas claras y que sepas transmitirlas así en tu curso. Para ello, intenta responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué es tu producto y para qué sirve? ¿Cuáles son sus beneficios? Explica brevemente cómo es y ayúdate de imágenes para transmitirlo.
  • ¿Cuáles son sus principales características? ¿Viene en un sólo formato o en varios tipos de presentaciones o versiones?
  • ¿Quiénes lo utilizan? ¿Qué necesidades les soluciona? Define si son necesidades físicas o emocionales.
  • ¿Es un producto nuevo o ya lleva años en el mercado? El ciclo de vida de un producto será importante para que más adelante puedas justificar la estrategia del mismo.
  • ¿Es un producto estacional, o se puede utilizar a lo largo de todo el año? Un jersey, por ejemplo, se usa sólo en invierno, por lo que las acciones de marketing estarán concentradas en un periodo corto del año.

¿Tu producto se utiliza necesariamente junto a otros? Por ejemplo, si tu producto son tuercas, es algo que no se utiliza por si sólo sino junto a tornillos, llaves…

2. ¿Quién es tu principal competencia?

Definir bien en tu curso el entorno competitivo te ayudará a que los alumnos puedan entender con mayor claridad la estrategia y los argumentos de venta que deben utilizar: un producto con mucha competencia y poca cuota de mercado, por ejemplo, tendrá una estrategia muy diferente a un producto con poca competencia y líder en su sector. Para que puedas explicar bien el entorno competitivo, intenta responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es tu competencia directa? Es decir, los productos que son iguales al tuyo pero de otras compañías o marcas. Si tu producto es helado en tarrinas, tu competencia directa serán los helados en tarrinas de otras compañías.
  • ¿Cuál es tu competencia indirecta? Esto es, los productos que no son iguales al tuyo pero que pueden sustituirlo al cumplir las mismas funciones. Siguiendo el mismo ejemplo del helado en tarrinas, tu competencia indirecta podrían ser polos de fruta o granizados, ya que satisfacen la misma necesidad de tomar algo helado y dulce.

 

 

3. ¿Cuál es la estrategia de tu producto?

Todos los productos dentro de una compañía cumplen un rol, y es importante tenerlo definido: si todos los empleados de una compañía conocen y están alineados con estas estrategias, es más probable que se cumplan los objetivos de venta de la compañía.

Para transmitir tu estrategia debes explicar dónde quieres llegar y qué pasos darás para llegar ahí. Procura hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo encaja tu producto dentro de la estrategia global de la compañía? ¿Es el producto consolidado de la compañía o es uno nuevo? ¿Es un producto líder y, por lo tanto, prioritario, o es un producto secundario para los objetivos de la empresa?
  • ¿Cuáles son las cifras claves que se deben tener en cuenta? Comparte las cifras de tu Producto: la cuota de mercado, los ingresos que supone, la inversión planificada, el retorno de inversión… todo aquello que sirva al alumno para entender por qué se sigue la estrategia definida.
  • ¿Quién es tu público objetivo? Recuerda que no es necesariamente las personas que ya lo consumen: por ejemplo, puedes tener un producto que actualmente se consuma por personas mayores, pero tu estrategia es ampliar el público a gente más joven para ampliar la cuota de mercado. Esto, obviamente, afectará tu estrategia de comunicación y marketing. Piensa en cómo es la persona a la que te quieres dirigir, no sólo sociodemográficamente sino a nivel de estilo de vida, costumbres, necesidades y gustos.
  • ¿Cuál es el análisis DAFO de mi producto? Un análisis DAFO describe las principales características internas (Fortalezas y Debilidades) y externas (Amenazas y Oportunidades) del producto, que te ayudarán a definir claramente por qué se sigue determinada estrategia.
  • Finalmente, piensa en tus argumentos de venta. ¿Cuáles son los principales mensajes que se deben transmitir al momento de vender el producto? ¿Cómo superar las objeciones de los clientes? Algunos productos necesitarán un argumento de venta racional (es el más barato, es el más duradero) mientras que otros productos necesitarán argumentos de venta emocionales (es el que me hace recordar mi infancia, es el que encaja con mi estilo de vida).

4. ¡Hablemos de marketing!

El apartado de marketing es muy importante en cualquier curso de Producto, ya que explica cómo se comercializa un producto. Atento a las siguientes preguntas que deberás responder en el curso:

  • ¿Cuál es el precio de tu producto? ¿Dónde se vende?
  • ¿Cómo se anuncia tu producto en medios? Incluye anuncios de televisión o Youtube, anuncios de radio, de prensa… todo aquello que ayude a entender cómo se promociona. Aprovecha de hacer este apartado lo más visual posible para que los alumnos entiendan cómo se comunica y, sobre todo, cómo se percibe el producto.

5. Pon a prueba el conocimiento adquirido

El objetivo de cualquier curso de producto es inculcar conocimiento, así que incluye actividades tras cada una o dos secciones para que el alumno refuerce lo aprendido. Al final del curso, incluye un test que abarque todo lo aprendido. Recuerda que al elaborar un test es importante que evalúes sobre todos los conceptos claves del curso: ¡en este enlace puedes aprender cómo!

Échale un vistazo a la Plantilla de Producto

Si ya tienes claras las respuestas a todas estas preguntas, estás listo para elaborar tu Curso de Producto. Como sabes, en isEazy nos gusta hacerte la vida más fácil: por ello, hemos diseñado una plantilla de Curso de Producto para que la reutilices y tengas listo un curso dinámico, pedagógico y divertido en muy poco tiempo. Verás que la plantilla está basada en un curso de café, ¡pero puedes adaptarla al producto que tú desees!

Cuéntanos cómo te fue elaborando tu Curso de Producto. ¿Le añadirías algo más? ¿Echas algo en falta? ¿Cómo lo han percibido tus alumnos? Como siempre, ¡Nos encantaría contar con tus comentarios!

¡Feliz e-learning!