¿Has escuchado del término transformación digital? Es un término que se lleva usando mucho en los últimos años. La transformación digital se refiere a todos los cambios asociados a la aplicación de la tecnología digital en todos los aspectos de nuestra vida diaria.

Podemos poner como ejemplo el consumo de contenidos: hasta hace sólo unos años la mayoría de personas éramos meros consumidores de contenido. Leíamos la prensa, mirábamos la tele, oíamos la radio. Ser creador de contenidos era muy difícil, ya que muy poca gente podía acceder a ese tipo de puestos en los grandes medios de comunicación. Hoy en día, gracias a internet, cualquier persona que tenga acceso a una conexión de internet se puede volver creadora de contenido y ser leída por miles, hasta millones, de personas. Esta democratización en la creación de contenidos es uno de los aspectos más importantes de la transformación digital que estamos viviendo.

 

 

Herramientas sencillas, gran cantidad de contenidos

Sin embargo, internet por sí sólo no ha sido el responsable de este cambio. Este cambio también ha sido posible gracias a la creación de plataformas que permiten que cualquier persona con conocimientos básicos de ofimática pueda crear y distribuir contenido en la red. Herramientas como WordPress o Blogger han permitido que cualquier persona puede crearse un blog y distribuir contenido escrito; por su parte, herramientas como Vimeo o Youtube han hecho posible que personas hasta hace poco anónimas se vuelvan estrellas al convertirse en vloggers o youtubers. Y no sólo están las herramientas de distribución: cada día salen al mercado más y más herramientas para crear contenido sin mayores conocimientos técnicos o de diseño. Por ejemplo, hoy en día hay herramientas para crear vídeos sin saber nada de edición, o herramientas para diseñar posters o infografías sin haber estudiado diseño.

 

 

Sin este tipo de softwares especializados, internet no habría causado la revolución de contenido que estamos viviendo hoy. ¿Te imaginas, por ejemplo, lo que sería la Wikipedia si sólo unos pocos conocedores pudieran editarla? Parte del poder de internet reside en eso: en contar con herramientas disponibles para que todo el mundo pueda crear contenido de manera rápida, fácil y, en la gran mayoría de los casos, gratuita. La herramienta de autor isEazy, por ejemplo, entra dentro de esta categoría, ya que es una herramienta que permite crear cursos de formación sin mayores conocimientos técnicos o de diseño: la herramienta ya lo hace todo por ti.

 

Ventajas de la democratización del contenido

Son evidentes todas las ventajas que da el poder ser productores de contenido. En el caso del e-learning, por ejemplo, el que cualquiera pueda producir y distribuir un curso de calidad supone una gran ventaja para empresas, plataformas de aprendizaje y personas deseosas de aprender. A continuación te listamos unas cuantas ventajas y cómo puedes aprovechar tu herramienta de autor isEazy para ello:

  • Cuentas con formadores especializados. Hasta hace no mucho la formación estaba a cargo de un área especializada dentro de una empresa, casi siempre constituida por especialistas en recursos humanos, comunicadores, diseñadores y desarrolladores web. Si se deseaba hacer un curso de un tema muy especializado (por ejemplo: nuevas funcionalidades del sistema SAP), el equipo tenía que reunirse con los especialistas de SAP, recabar toda la información, transformarla en material pedagógico, maquetarla, asegurarse de que el contenido fuese correcto al momento de publicar… podía tratarse de un proceso largo con constantes validaciones. Al contar con herramientas de autor como isEazy, sin embargo, se pueden cortar varios pasos y pueden ser los mismos especialistas los que creen la formación directamente en isEazy. Sólo bastaría darle luego un formato pedagógico, a cargo de los especialistas en formación, y se podría contar rápidamente con un curso listo para impartir.  
  • Compartir el conocimiento se vuelve muy fácil. Uno de los grandes problemas de las empresas hoy en día es el de compartir el conocimiento de los empleados. Por ejemplo, el conocimiento que algunos empleados adquieren después de ir a conferencias, o el conocimiento de empleados que han trabajado en otro sector o país y que es relevante para la empresa. Gracias a herramientas como isEazy, por ejemplo, se pueden crear cursos interactivos sin ningún conocimiento técnico y en menos de lo que canta un gallo. Mantenerlos actualizados no cuesta nada, por lo que para que una empresa comparta el conocimiento con sus empleados sólo hace falta encontrar a las personas correctas y echar a volar la imaginación con la herramienta.

Tip: Para que compartir el conocimiento sea más fácil aún, te recomendamos crear y utilizar una plantilla para tu empresa. Crea un curso de isEazy e incluye tus colores corporativos, imágenes de fondo, logos y tipografías preferidas. Luego puedes duplicar el curso y ya está listo para ser editado con el contenido que tú deseas.

  • Los contenidos clave para las empresas son fácilmente digitalizables. Todas las empresas cuentan con contenidos que son clave para sus empleados: por ejemplo, cursos de onboarding, cursos de conocimiento del producto principal de la empresa, panorama de la competencia, etc. Estos cursos, además, suelen necesitar actualizarse constantemente, por lo que conviene que sean editables de manera fácil y rápida. isEazy permite crear y distribuir este tipo de contenidos y, además, poder editarlos en segundos.

 

¿Te ilusiona saber que ahora cualquier persona en la empresa puede crear contenido formativo? ¡A nosotros sí, y mucho! Creemos que estamos ante una importante revolución, y nos emociona saber que gracias a nuestra herramienta isEazy estamos poniendo nuestro granito de arena para ello. ¡Nos encantaría oír tus comentarios al respecto!

¡Feliz e-learning!