A la hora de crear cursos de formación e-learning, ¡debemos siempre tener en mente los objetivos y el público al que nos dirigimos! Cuando hablamos de cursos online, la calidad es uno de los aspectos básicos, ya que en la implantación del e-learning como metodología de formación (tanto en empresas, universidades, como a nivel personal…), ¡la motivación que logremos potenciar en el usuario es básica!

Según publicó el CrossKnowledge, las grandes empresas van a seguir potenciando el e-learning haciendo que al menos el 66% de ellos se formen a través de cursos online. A nivel España, Fundae ha sacado estadísticas donde dice que el 41,7% de las horas de formación bonificada, se están impartiendo online.

Son muy buenos datos, ¿verdad? Lo cierto, es que por otro lado, ¡el porcentaje de abandonos de los cursos online sigue siendo muy alto! Aunque este dato puede deberse a muchísimos factores, lo cierto es que normalmente suele estar asociado a la baja calidad que presentan los cursos.

Pero…¿Qué es baja calidad en el e-learning? Aunque esto podría tocar varios puntos, lo cierto es que en este sentido, no hablamos de la parte técnica, ni del LMS, sino de la información que contiene el curso.

Fallos más habituales en la formación e-learning

A la hora de hacer un curso de formación e-learning, debemos dejar siempre claro al alumno las características del curso que va a realizar: Aspectos técnicos, metodología que se va a usar, competencias que se van a trabajar, en qué se basa el curso, cómo se va a evaluar… ¡muchísimas cosas!

Es decir, para el alumno conocer estos aspectos va a ser uno de los factores determinantes para decidirse por un curso u otro.

Calcula cuánto dura realmente cada curso online

Aparte de lo comentado anteriormente, saber cuánto dura cada uno de nuestros cursos, ¡es clave! Así podremos ver cómo distribuir esas horas necesarias a lo largo del tiempo.

En el caso de que el curso se esté alargando, lo más posible es que se disminuya el nivel de engagement de los alumnos. Si te encuentras ante el caso contrario, un curso que tiene estipulado demasiado poco tiempo, ¡habrá alumnos que decidan no finalizarlo!

¡Comunícate con los alumnos!

En los cursos online, ¡no debemos dejar “abandonado” al alumno en ningún momento! La persona que hace el curso, debe saber que hay alguien al otro lado de la pantalla dispuesto a ayudarle, hacerle de guía y motivarle.

Aparte del mensaje inicial de presentación, debemos tener un contacto habitual con el alumno, no sólo con los que destacan sino, ¡también con los que no lo están llevando tan bien!

Cuando termines el curso, ¡despídete de tus alumnos y agradéceles su participación! De esta forma, les fidelizarás.

En la formación online, ¡los tutores son MUY importantes!

Si se está haciendo un curso de formación e-learning, el papel de los tutores es clave. No deben limitarse a resolver dudas y corregir ejercicios. También pueden abrir debates, proponer actividades…¡Así motivarán a los alumnos y potenciarán el engagement!

Todo esto nos va a servir para que los alumnos no sólo alcancen sus objetivos, sino que…¡Se sientan satisfechos con el curso!

Cuando hablamos de cursos online o e-learning, ¡la calidad es la mejor forma de fidelizar!