PowerPoint ha sido, durante mucho tiempo, nuestra herramienta “para todo”. ¿Una presentación comercial? Con PowerPoint. ¿Un informe de resultados? También con PowerPoint. ¿Un curso online? Correcto, recurríamos a PowerPoint, que siempre ha estado ahí para salvarnos la vida. Sin embargo, las cosas evolucionan rápido, especialmente en este mundo nuestro de la tecnología, y ahora existen otras posibilidades que quizá te estés perdiendo.

 

 

Que conste que no tenemos nada en contra del PowerPoint, solo pensamos que quizá no es la mejor herramienta para crear cursos elearning. En el mercado existen otras mucho mejores y más adaptadas al objetivo que persigues: que tus alumnos aprendan lo máximo posible y de la forma más agradable, sin que eso te cueste un esfuerzo imposible o un coste inviable.


Una presentación PowerPoint no es un curso

En primer lugar, una presentación PowerPoint no es un curso, es una presentación. Necesita un presentador. Pero en el mundo de la formación online las acciones de formación la mayoría de las veces se caracterizan por el autoaprendizaje. Es decir, el alumno carece de un tutor que le guíe y le explique el contenido. La buena formación online no consiste en traducir lo presencial a lo virtual, sino en mejorarlo.

 

 

Si en tu empresa cuentas con tutores disponibles para acompañar a tus alumnos, de manera que puedan recurrir a ellos cuando los necesiten, quizá el PowerPoint te sirve. En caso contrario, te aconsejamos que optes por crear tu curso con una herramienta de autor que ya hará ese trabajo por ti, desplegando el contenido al ritmo que el alumno lo demanda.


Una presentación PowerPoint no es interactiva

En una presentación PowerPoint, lo máximo que puede hacer el alumno es pasar las páginas adelante y atrás. ¿Qué otras posibilidades de interactividad existen? Muchas, créeme.

En un curso online, el alumno puede realizar actividades prácticas, roleplays, desvelar el contenido al dar la vuelta a tarjetas, avanzar en carruseles, hacer click en distintas partes de una imagen para conocer su contenido, reproducir vídeos… y estos son solo algunos ejemplos.

Te conviene que tu curso sea interactivo, porque eso engancha a tu alumno y le hace actor en lugar de mero receptor de la información.

 

Una presentación PowerPoint no se adapta al móvil

Y en el mundo en que vivimos, el contenido que no se ve bien desde el móvil, no sirve. ¿No te lo crees? Ya en 2017, el móvil superó al ordenador como dispositivo de acceso a internet en España. Si quieres que tu PowerPoint se vea bien en el móvil, tendrás que reducir significativamente la cantidad de texto de cada diapositiva, lo que multiplicará con tendencia a infinito el número de ellas. ¿De verdad quieres someter a tus alumnos a semejante tortura?

Está claro: que tu curso sea multidispositivo es clave. Que tengas que invertir más para conseguirlo no. Actualmente hay herramientas de autor magníficas que ya traen esa característica de serie. Prueba y convéncete por ti mismo.

 

Una presentación PowerPoint es muy difícil de gamificar

¿Cómo puedes hacer que tus alumnos jueguen, si carecen de interactividad? La gamificación es una tendencia – y un acierto – en la creación de cursos virtuales. Solo con programación a medida (algo muy costoso económicamente) o con una herramienta de autor que proporcione esa funcionalidad puedes conseguirlo.

En isEazy lo sabemos, y por eso hemos incorporado recientemente tres juegos: un trivial, un rosco Pasapalabra y un juego de cartas. Los tres increíblemente divertidos, con posibilidad de configurar tiempo máximo, puntos y bonos para los jugadores. ¿Te animas a probarlos?


Una presentación PowerPoint no deja seguimiento

Conocer qué hacen tus alumnos, cómo avanzan, cuánto tiempo tardan y qué nota obtienen en los tests suelen ser métricas importantes en los departamentos de formación. Ayudan a entender qué cursos tienen mejor acogida, qué temas interesan, cuáles resultan más interesantes y qué contenidos se asimilan mejor. ¿Cómo conseguirlo con PowerPoint? A día de hoy, resulta imposible.

Por eso, es hora de avanzar adoptando una herramienta de autor que convierta fácilmente tus PowerPoints en cursos SCORM, el estándar actual en monitorización de cursos e-learning.


Una presentación PowerPoint no es secuencial

Cuando un alumno visualiza tu presentación, puede saltar a cualquier página sin leer las anteriores. Esto a veces no tiene importancia, pero otras veces sí. Especialmente cuando hay conceptos necesarios para comprender lo que viene después, la secuencialidad es clave. Cuando construyes un curso online con una herramienta de autor, como isEazy, puedes elegir qué tipo de navegación quieres para tus alumnos.


Una presentación PowerPoint no te permite gestionar ágilmente un test de evaluación

¿Cómo evalúas a tus alumnos cuando tu curso está construido con PowerPoint? Si añades el test en la propia presentación, te lo tendrán que devolver por correo electrónico u otro canal manual, lo que te obligará a corregirlos uno a uno y almacenar las notas – también manualmente – en el sistema de archivo que hayas elegido. Tus alumnos tardarán un tiempo en conocer sus resultados, lo cual no es muy óptimo.

Cuando construyes un curso de verdad, con una herramienta de autor, puedes añadir un test de evaluación que incorpore un feedback por pregunta y un feedback final, en el que se informa a los alumnos si han aprobado o no y con qué nota (en función de la nota de corte que tú hayas establecido). Además, podrás añadir una bolsa de preguntas y mostrar solo algunas aleatoriamente, lo que dificultará que los alumnos se copien o se aprendan las respuestas para ponerlas correctas en un segundo intento.


Conclusión: ¿PowerPoint o isEazy?

A estas alturas, está claro que utilizar una herramienta de autor como isEazy para la creación de tus cursos online es mucho más adecuado que optar por el PowerPoint. La pregunta del millón es: ¿cuánto más tiempo cuesta crear un curso con esta herramienta? Y la respuesta te encantará: nada. Si optas por isEazy, tu tiempo estará más que amortizado, obteniendo unos resultados mucho más visuales e interactivos en un tiempo récord. Otras herramientas del mercado son más complejas, o carecen de algunas de las funcionalidades mencionadas. Está mal que nosotros lo digamos, pero ¡isEazy lo tiene todo!

 

¿Son suficientes razones para ti? Si ya estás convencido, y quieres empezar a transformar tus PowerPoints en cursos de verdad, sigue los consejos que te damos en este artículo para que tu curso sea memorable.