El ejercicio de agrupar es una de nuestras actividades más versátiles, con su mecánica de arrastrar y soltar (drag&drop).  Su dinámica es muy sencilla: se presenta una palabra, frase o fotografía en la parte superior y el alumno debe arrastrarla a su lugar correcto en la parte inferior. Si acierta, aparece un nuevo elemento para colocar, si se equivoca, debe intentarlo de nuevo hasta que responde correctamente.

¿No encuentras un buen momento para utilizarlo? No te preocupes, aquí te damos algunas ideas:

 

El clásico Verdadero/Falso

En este ejercicio pides a los alumnos decidir si las frases que les muestras son correctas o incorrectas. Esto les hace reflexionar sobre el contenido de la frase y tomar una decisión.

Decisión entre elementos enfrentados

Siempre que tienes un binomio de conceptos antagónicos (sí/no, , bien/mal importante/superfluo, urgente/importante), puedes utilizar el ejercicio de agrupar para que el alumno decida entre ambos en cada situación que le presentas. Por ejemplo, imagina un curso de atención al cliente, en el que planteas diferentes casos de interacción con el cliente y cómo se han resuelto. El alumno debe decidir si se han resuelto correctamente o no.

Clasificar conceptos o elementos

Se trata de una actividad en la que presentas varios elementos o conceptos y pides al alumno que identifique a qué categoría pertenecen. Puedes hacerlo mucho más visual si representas cada elemento con una fotografía en lugar de utilizar palabras.

Este tipo de ejercicio podría servirte, por ejemplo, para clasificar tipos de clientes en función de su comportamiento. Presentas el comportamiento (por ejemplo: “el cliente te llama varias veces para preguntarle cuándo le vas a presentar la oferta”) y  el alumno debe decidir ante qué tipo de cliente se encuentra (“cliente impaciente”, “cliente indiferente”, “cliente fiel”…)

 

Enlazar objetos con sus características

En este ejercicio, presentas una serie de características y pides a los alumnos que las relacionen con los elementos que les muestras. Es un tipo de ejercicio muy útil para afianzar, por ejemplo, el conocimiento sobre el catálogo de productos.

Ordenar elementos

Puedes establecer una cronología (antes, durante, después) y pedir a los alumnos que clasifiquen las tareas en el momento en el que deben realizarse.

Clasificar tareas

También puedes presentar una lista de tareas, y pedir al alumno que decida en qué etapa o momento de un proceso debe realizarlas.

Plan de acción

En esta versión, utilizas el ejercicio de agrupar para mostrar una serie de tareas al alumno y le pides que decida qué debería hacer con cada una de ellas.

DAFO

Otra idea para utilizar el ejercicio de agrupar sería mostrar los elementos de un DAFO y pedir al alumno que indique a qué elemento corresponde cada afirmación, si se trata de una debilidad, una amenaza, una fortaleza o una oportunidad.

 

Como ves, el ejercicio de agrupar ofrece múltiples posibilidades. Utilízalo en momentos clave para dotar a tus ejercicios de más dinamismo y mantener a tus alumnos atentos y motivados para aprender. ¿No lo has probado todavía? Ahora puedes hacerlo gratis con nuestro plan FREE.

¡Comprueba todo su potencial por ti mismo!