Dice Forrester Research que 1 minuto de vídeo iguala a 1,8 millones de palabras, por lo que habría que escribir durante unos 150 días para conseguir un impacto similar. ¿Impresionado? No es de extrañar, por tanto, su éxito en la actualidad. En 2019 más de 95% de los usuarios de Internet vieron vídeo online, según el estudio Digital in 2019 España. Por lo que sí, el usuario está acostumbrado y además, parece que prefiere el contenido audiovisual. Pero ¿por qué deberías prestarle especial atención a este tipo de formato, si te dedicas a la creación de cursos e-learning? Te lo contamos a continuación.

¿Vídeo? El ‘must have’ de tus contenidos e-learning

Al igual que ocurre en otros sectores (entretenimiento, marketing, información…) el vídeo es también el elemento más eficaz para ‘cuestiones’ formativas. El motivo es claro: los humanos entendemos y procesamos mejor las imágenes. Y es que tal y como indica Stephan Fuetterer miembro ejecutivo de Dircom: lo dinámico capta mejor nuestra atención y se retiene con más facilidad. De hecho, más del 70% de los ejecutivos visualizan vídeos relacionados con su trabajo en páginas especializadas, al menos una vez a la semana.

Y es que, sabiendo que el promedio de la concentración real de una persona es de 40 segundos (escalofriante, lo sabemos), ¿no sería más interesante invertirlos en algo que realmente capte la atención de tu audiencia? Estos son algunos de los motivos por los que deberías incluir el vídeo en tus contenidos e-learning:

Transforma tu curso en toda una experiencia sensorial

Debido a su naturaleza audiovisual, el vídeo resulta un contenido enriquecido e inigualable para tus cursos e-learning. Bien diseñado e implantado, puede transformar cualquier contenido gracias a la infinidad de posibilidades creativas que ofrece para adaptarlas a tu tipo de formación y perfil de alumno. Con el vídeo podemos transmitir no solo ideas, sino también sentimientos.

Aumenta la motivación del alumno

El vídeo se adapta a la perfección a las costumbres y usos de las nuevas generaciones de empleados. Es un formato digital que se adapta a cualquier dispositivo, tiene la capacidad de enganchar en los primeros segundos de vida y ofrece la inmediatez informativa a la que están costumbrados los usuarios debido al uso de Internet o las redes sociales.

Hace divertido incluso el contenido más aburrido

Obvio, ¿no? No es lo mismo un texto con palabras destacadas, listas numeradas de conceptos y infinidad de páginas formativas que… el uso de vídeos cortos para transmitir conceptos aburridos, técnicos o complicados con imágenes en movimiento, música, palabras o efectos visuales.

Genera un mayor impacto o efecto wow

Con sus múltiples características, es capaz de generar ese efecto wow tan importante para impactar, positivamente, a tu audiencia. De esta manera, no solo conseguimos contenidos más ‘apetecibles’ a ser consumidos, también una mayor retención del conocimiento.
Por ejemplo, en un curso de onboarding para dar la bienvenida a tus nuevos empleados, es más efectivo incluir un vídeo explicativo de los valores de la empresa que utilizar únicamente texto.

Te ahorra tiempo y dinero

Tal y como hemos adelantado al inicio, con el vídeo las organizaciones puedes transmitir más conceptos, palabras y contenido formativo invirtiendo menos tiempo, espacio y dinero. Para ello, apuesta por herramientas que permitan la inserción de tus contenidos audiovisuales de manera fácil y rápida.

En definitiva… ¡Mejora la eficiencia de la formación!

El vídeo garantiza una mayor comprensión y asimilación de la idea que se desea transmitir. Lo que se traduce en un aprendizaje más significativo. Así mismo, la posibilidad de darle al ‘play’ en cualquier momento y lugar, ofrece una gran flexibilidad formativa al alumno. Pudiendo este reproducir las partes que considere necesarias, sin necesidad de repetir todo el curso formativo.

¿Te hemos convencido de la utilidad de usar vídeos en tus cursos e-larning? Mira todo lo que isEazy puede ofrecerte, para llevar esta experiencia audiovisual al siguiente nivel.